Actualidad
Buscan que no comercialice el procedimiento

EEUU podría multar a al médico del "bebé de tres padres"



Un médico cuya clínica de fertilidad de Nueva York ofrece un tratamiento para engendrar bebés con ADN de tres personas y evitar ciertas enfermedades genéticas está en el punto de mira del Gobierno estadounidense, informaron medios locales.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) advirtió en una carta al doctor John Zhang que debe dejar de promocionar este tratamiento, que crea embriones modificados genéticamente, porque la técnica que utiliza no está regulada en el país, según recoge CNN.

Zhang y su equipo de la clínica de fertilidad New Hope fueron noticia el año pasado por lograr que naciera el primer bebé del mundo con ADN de tres padres, fruto de un controvertido método de reproducción asistida que permite a progenitores con mutaciones genéticas raras concebir hijos sanos.

En el caso de ese bebé, el método utilizó el ADN del padre, de la madre y de una donante para evitar que la madre transmitiera al bebé los genes del llamado síndrome de Leigh, un desorden mortal que afecta al sistema nervioso en desarrollo.

Debido a que las autoridades estadounidenses no han aprobado legalmente este método, el equipo médico de Zhang viajó a México para realizarlo, ya que allí no está sujeto a regulación, y tras el nacimiento del bebé sano, los especialistas divulgaron sus hallazgos.

La FDA explicó a Zhang que el tratamiento, que utiliza tecnología de sustitución mitocondrial, está prohibido por el Congreso porque crea un embrión modificado genéticamente y enfatizó que la clínica lo promociona como una manera de librarse de enfermedades mortales.

En este sentido, recriminó al médico que, a pesar de haberse comprometido a no utilizar la técnica en EEUU hasta que la FDA no apruebe su investigación o sus pruebas clínicas, continúa "comercializando" el método para tratar la infertilidad.

En la carta, las autoridades se remiten a un artículo divulgado por el equipo de la clínica en el que explican que el embrión se había creado en el país pero se había implantado fuera de sus fronteras.

Por este motivo, emplazó al especialista a comunicar qué pasos tomará para "abordar la violación" de las normas y "evitar su repetición"; aunque no indicó si, de no hacerlo, se enfrentará a alguna sanción.