Actualidad
Sistema inmune

Hallan un indicador que predice sepsis mortal en los pacientes



Un indicador que predice la forma en la que el sistema inmune responde ante las infecciones puede mejorar los diagnósticos y los tratamientos, sostiene un estudio publicado en la revista Science Advances.

Investigadores de la Universidad de Duke, en Carolina del Norte, EEUU, encontraron un biomarcador que predice si la sepsis, una inflamación que se produce en el cuerpo cuando el sistema inmune ataca los propios órganos y tejidos, provocará la muerte del paciente.

Se trata de una molécula llamada metiltioadenosina (MTA) y este descubrimiento podría ayudar a los médicos a determinar si los pacientes necesitan un tratamiento para reforzar o para inhibir el sistema inmune.

"Con mejores biomarcadores, podemos ser capaces de agrupar a los pacientes con sepsis en categorías más refinadas para probar de forma más eficiente e incluso resucitar antiguas drogas", consideró Dennis Ko, de la Universidad de Duke.

Los pacientes con sepsis suelen ser tratados con antibióticos y cuidados que apuntan a los gérmenes, pero no a la inflamación causada por la respuesta inmune que a veces es más mortal que la infección original.

En la investigación, Ko y sus colegas hallaron que los pacientes que habían muerto a raíz de la sepsis tenían mayores niveles de MTA en sus cuerpos.

Los científicos también calcularon que en el 80% de los casos, la medición de esta simple molécula brinda precisión sobre una eventual muerte del paciente.

Los expertos se preguntaron si al manipular los niveles de MTA podían modificar el curso de la infección y utilizaron un modelo con ratones para averiguarlo.

Así, encontraron que los ratones de laboratorio infectados con salmonella vivían más tiempo cuando la molécula les era suministrada antes de contraer la enfermedad.

No obstante, Ko advirtió que aún queda mucho camino por recorrer si la intención es utilizar MTA en tratamientos.

Los expertos todavía tienen que determinar las dosis y las formas en las que se puede manipular la molécula, tareas que realizarán en un modelo animal mucho antes de empezar a probar su utilidad en seres humanos.