Actualidad
Según la OMS

El Dengue puede convertirse en una pandemia mundial



El dengue es la única enfermedad tropical desatendida (ETD) que se expandió en la última década, su incidencia se multiplicó por 30 en los últimos cincuenta años y tiene el potencial real de convertirse en epidemia mundial, según advirtió la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el informe “Mantener el impulso para superar el impacto global de las enfermedades tropicales desatendidas” .

El documento, que  es el segundo reporte que el organismo internacional realizó para determinar el estado de las dolencias olvidadas en el planeta, indicó que la infección transmitida por el mosquito aedes aegypti es endémica en 100 países del mundo, incluyendo casi la totalidad de las naciones de América Latina y el Sudeste Asiático.

Anualmente, entre 50 y 100 millones de personas contraen la enfermedad, 500 mil de ellas padecen la versión más grave, conocida como hemorrágica, y unas 22 mil mueren. Pero los centros de investigación especializados en la materia elevan la cifra de personas en riesgo de contraer el dengue de 2 mil a 3600 millones y los infectados de 50 a 500 millones, mientras la globalización acelera aún más la incidencia del mal.

El insecto transmisor del dengue es la hembra del Aedes Aegypti o Aedes Albopictus, que necesita la proteína de la sangre para 1oder gestar a sus larvas. Este es un mosquito urbano que pica de día, un factor eleva su peligrosidad por sobre el vector de la malaria, que tiene hábitos nocturnos.

A falta de vacuna contra la infección y de tratamiento para curarlo, la única herramienta efectiva contra este mal es prevenir el contagio, algo que se logra con conocimiento, constancia y la fumigación de todos los rincones y pequeños recipientes donde podría haber agua estancada: lugares escogidos por los mosquitos hembra para depositar sus larvas.

Ante esta situación, la OMS recomienda una estrategia multidisciplinaria y complementaria que abarque cinco áreas de trabajo: diagnóstico y control de casos; vigilancia integrada y respuesta a brotes; control sostenido del vector; implementación futura de las vacunas; e implementación de las investigaciones.

Si se aplicase en todos los países, la agencia sanitaria de Naciones Unidas considera que, para 2020, se podría reducir la incidencia del dengue en un 25% y la mortalidad en un 50%.

Según la propia OMS, América Latina está inmersa en una “situación hiperendémica”, con casi todos los países afectados. La última gran epidemia de dengue en la región ocurrió en 2010. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), 1.8 millones de personas contrajeron la enfermedad y 1.167 fallecieron.

De acuerdo con los expertos de la región, el imparable aumento de la urbanización, los incesantes movimientos migratorios, el deficiente sistema de distribución de agua y la capacidad del virus del dengue de adaptarse para sobrevivir provocaron que la incidencia de esta enfermedad crezca exponencialmente en América Latina.

Fuente: Conexiontotal.mx