Actualidad
Trabajo publicado en JAMA

Afirman que electrocardiogramas pueden predecir futuros infartos en ancianos



Una prueba para medir la actividad eléctrica del corazón podría ayudar a predecir futuros ataques cardíacos en los adultos sanos mayores de 70 años, señaló un estudio realizado en EEUU.

Los investigadores efectuaron un seguimiento a 2.192 ancianos de entre 70 y 79 años sin dificultades en su salud por un período de ocho años, según explicitó el trabajo publicado en el Journal of the American Medical Association.

Los individuos comenzaron su participación realizándose un electrocardiograma, también conocido como EKG o ECG, que mide el estado general del corazón. Las personas que presentaron anomalías en este estudio observaron un mayor riesgo de enfermedad cardíaca en el curso de la investigación que las personas cuyos ECG fueron normales, incluso después de que los científicos ajustaron los factores de riesgo como la diabetes y el colesterol alto.

Aquellos que habían mostrado anomalías menores en su primera prueba tenían un riesgo 35% más alto de sufrir un ataque al corazón, mientras que aquellos con anomalías importantes tenían un riesgo 51% mayor.

"Esta investigación tomó la información de un electrocardiograma y la suma a otros factores de riesgo tradicionales para predecir mejor quién va a tener un ataque al corazón", dijo su coautor Douglas Bauer, director del programa de investigación de medicina general interna de la división de San Francisco de la Universidad de California.

Sin embargo, organizaciones como la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians) no avalan el uso rutinario de ECG para la evaluación cardíaca en pacientes de bajo riesgo, citando los altos costos y la falta de evidencia de que la prueba permitiría mejorar los resultados sanitarios.

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte en Estados Unidos, y representa una de cada tres muertes, según la Asociación Cardíaca Estadounidense.