Actualidad
Para cumplir los Objetivos del Milenio

Cinco propuestas contra la mortalidad materno infantil

Celina Abud

Por: Celina Abud

“La mortalidad materna en argentina sufre una meseta, sin grandes cambios desde hace 20 años”, coincidieron expertos abocados a la temática. Incluso, en 2009, se registró el pico más alto desde 1990, con 55 mujeres fallecidas por cada 100 mil nacidos vivos. El país adhirió a los Objetivos del Milenio (ODM) planteados por Naciones Unidas para ser cumplidos en 2015, y el quinto de ellos propone como meta reducir el número de decesos a 13. “Este avance no será logrado si no se instala el debate en la sociedad”, sostuvo en diálogo con DocSalud.com el Dr. Bernardo Chomski, coordinador  de la Comisión Ejecutiva  de la Alianza Argentina para la Salud de la Madre, Recién Nacido y Niño (ASUMEN).

 

Creada en marzo de 2009, ASUMEN aspira a intensificar las actividades nacionales y provinciales para que se logre a tiempo una disminución de mortalidad infantil de menores de cinco años. Cabe destacar que se registraron grandes avances desde 1990 a 2009 (26,95 fallecidos y 14,1 muertes por cien mil  nacidos vivos respectivamente) y se pretende que esta cifra descienda a 10 para 2015. Todavía preocupan los decesos precoces en niños menores de un año, especialmente los prematuros nacidos con bajo peso.

 

La alianza reconoce que dada la magnitud del problema, ningún gobierno u organismo puede responder por sí solo de manera adecuada. Por ello ASUMEN difundió cinco propuestas para alcanzar los intereses en concordancia con la ONU.

 

La situación argentina

 

En 2009 nacieron 745.336 niños, pero murieron 9.026 menores de un año, lo que implica una tasa de 12,1 decesos por cada mil nacidos vivos. Dos terceras partes de los bebés fallecieron durante el tercer mes, la mitad en la primera semana y la mitad con un peso al nacer inferior a 2.500 gramos.  Por lo que la enorme mayoría de los fallecimientos son precoces, en el período neonatal y de niños prematuros.

 

Según los profesionales de ASUMEN, el 60% de las muertes podrían haberse evitado con acciones eficaces que abarcan sus propuestas, entre ellas, organizar los servicios de Neonatología en Redes Perinatales según niveles de complejidad, garantizar la capacitación y la valoración del recurso humano en enfermería y asegurar la asistencia alejada de los recién nacidos de riesgo egresados de las maternidades. 

 

En cuanto a la mortalidad materna, fallecieron 410 mujeres por causas relacionadas al embarazo, parto y puerperio, tasa que se traduce en 55 cada 100 mil nacidos vivos, muy lejos de reducir los decesos a 13, en concordancia a los objetivos del milenio.

 

La primera causa  es el aborto (21%), que este año provocó la muerte de 87 mujeres. Le siguen las infecciones (12%) y hipertensión (10%) y hemorragias,  “todas reducibles si se mejoran las condiciones socioeconómicas de las mujeres”, indicó el informe de ASUMEN.

 

Las diferencias entre provincias son abismales: mientras en la Ciudad de Buenos Aires se registraron 18 muertes cada 100 mil nacidos vivos, en Catamarca la cifra alcanzó los 160 decesos, por lo que la probabilidad de morir en esa provincia es nueve meses mayor.  “La mortalidad materna es la máxima expresión de desigualdad”, expresó el Dr. Ariel Karolinski, perteneciente a la alianza, a la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Buenos Aires (SOGIBA).

 

Propuesta 1: Políticas de salud sexual y reproductiva

 

La alianza apoya todo tipos de leyes que promuevan que mujeres y varones puedan ejercer sus decisiones sobre cuántos hijos tener, cuando hacerlo y con quién. En estos tres pilares se basa la oportunidad de el nacimiento sea un evento seguro, donde las mujeres estén acompañadas  y no sean sometidas a prácticas innecesarias. “El aborto es la primera causa de mortalidad materna, lo que evidencia la necesidad de la prevención del embarazo no planeado y la atención adecuada tras las complicaciones de una interrupción insegura”, sostuvo la Dra. Mariana Romero, de ASUMEN.

 

Propuesta 2: Regionalización de la Atención Materno Infantil

 

Se trata de reorganizar los servicios de salud de manera descentralizada, así como la concentración de acciones sanitarias en un mando único y un mismo programa. Para que este procedimiento sea correcto “se necesita conocer la oferta y la demanda o necesidades de la población”, sostuvo la Dra. Analía Messina, ginecóloga de ASUMEN y SOGIBA.

 

Los objetivos de esta propuesta son mejorar el acceso a los servicios de salud  sin que existan barreras sociales, culturales, legales o financieras. Para tal fin, se valoran aspectos como la ubicación de los servicios en un territorio, la distancia entre ellos y los grupos poblacionales, así como las vías y medios de comunicación, esenciales para trasladar a la paciente en tiempo y forma.

 

Propuesta 3: Proyecto de ley sobre seguimiento de recién nacidos de riesgo

 

Unos 17 hospitales porteños participan en la elaboración de una propuesta que asegure un seguimiento de los niños que presentaron al nacer distintas enfermedades y que pueden tener secuelas con el tiempo, entre ellos los prematuros.

 

Se busca que accedan a atención interdisciplinaria de manera oportuna. También se plantean el objetivo de crear equipos de profesionales en las áreas donde no los haya, en concordancia con la propuesta de regionalización.

 

Propuesta 4: ¿Qué hacer frente a la escasez de enfermería?

 

Según ASUMEN, el 70% de quienes se abocan a esta tarea sufre condiciones desfavorables tanto en la formación como en el ejercicio.  En concordancia con los ODM, se buscaba que, para 2015, haya una enfermera por cada médico. Sin embargo, dada la situación desfavorable que sufren, hoy esta relación es sólo un cuarto por cada ocho doctores.

 

En 2008, la presidente Cristina de Kirchner señaló la necesidad del Proyecto de Ley de Emergencia de Enfermería, aprobado en 2009 por la Cámara de Diputados, pero que aún espera el aval del Senado. La propuesta sugiere incorporar una política de formación de enfermeras y la profesionalización de auxiliares. 

 

“En el área materno infantil los enfermeros interactúan con el binomio madre-hijo y con sus conocimientos, habilidades y actitudes, sobre todo en las áreas de Perinatología, contribuyen a reducir la mortalidad materno-infantil”, sostuvo la Licenciada Elena Perich, presidenta de la Federación Argentina de Enfermería (FAE). Por tal motivo, la alianza reclama que se incorpore a la agenda gubernamental una política de estado que reconozca a la profesión, los capacite de manera adecuada y garantice el ejercicio de trabajo digno y decente.

 

Propuesta 5: Asignación Universal para Embarazadas y Puérperas

 

Desde ASUMEN se proponen dos estrategias. La primera es un Esquema de Protección Social en Salud (EPSS) para embarazadas y puérperas, “ya que las reformas económicas sufridas en el país sufridas en las décadas de 1980 y 1990 aumentaron la pobreza y excluyeron a muchos sectores de la salud”, sostuvo el Dr. Ariel Karolinski.

 

La segunda abarca la Asignación Universal para estas mujeres hasta los 12 meses de vida del niño. Ambas medidas buscan mejorar el acceso a servicios de calidad, atenuar los efectos de la indigencia y promover la lactancia materna.